Finlandia | Días 1 y 2 – Helsinki: Comiendo Helandos a -10ºC

Jueves. 1 de Febrero de 2018. 12:30PM. Estación de Sants. Barcelona. Maleta en mano y chaqueta de esquí preparada. Rumbo: el Polo Norte.

Aunque no sabría si considerarlo como tal, el primer día de nuestro viaje a Finlandia empezó relativamente tarde. Nos encontramos a medio día en la estación de Sants y enseguida pusimos rumbo al Aeropuerto de Barcelona.

Nuestro avión con Norweigian salía a las 14:40 desde la Terminal 2 del aeropuerto. Pasados los controles rutinarios nos sentamos a esperar que publicaran nuestra puerta para poner rumbo a Helsinki.

Read more

Información Útil | Myanmar: ¿Qué ver y dónde dormir en Bagan?

Con los globos aerostáticos y las cúpulas de las pagodas al amanecer, Bagan es el mito del sudeste asiático, la perla de Myanmar, el sueño de muchos viajeros… Y, para mí, no era diferente. Desde que supe que iba a pisar Myanmar ¡estuve súper emocionada con la idea de visitar Bagan!

Quizá fueron las ganas y la emoción contenida durante tanto tiempo o quizá fue todo el tema de las tasas turísticas hiperdesproporcionadas que pone el gobierno de Myanmar (de las que os hablo más abajo)… aún no sé exactamente qué me pasó pero, aunque definitivamente no fue una decepción, Bagan no me emocionó tanto como yo me había imaginado. 😦

Así que, aunque sea difícil, os recomiendo que no lo idealicéis y os dejéis sorprender por su belleza…

Un Poco Sobre la Ciudad

El nacimiento de Bagan data del siglo XI, cuando el Rey Anawrahta llegó al trono. Él, que decidió unificar el reino, también tomó la decisión de introducir el budismo en el país y, después de que Anawrahta llegara al trono, miles de pagodas y templos se construyeron en esta zona durante siglos, llegando a tener unas 4.000 en toda la zona.

Unos siglos más tarde, ya con el declive del imperio, muchas de estas construcciones se destuyeron a causa de terremotos y luchas por el poder del país.

img_5112

¿Qué Ver en Bagan?

Cuando se trata de Bagan, la mejor recomendación es perderse entre los templos, ya sea en bicicleta o en moto eléctrica (las únicas que dejan alquilar en la zona). Eso sí, si alquiláis una moto, vigilar de no resbalar con la arena de los caminos o podéis iros al suelo.

Por lo tanto, os recomiendo que os dejéis guiar por vuestra intuición y paréis en aquellos templos que os parezcan más bonitos o os apetezca más conocer, ya que hay muchísimos en la zona y es imposible visitarlos todos ni queriendo.

img_5113

Otra de las mejores cosas que hacer en Bagan es ver el atardecer (o el amanecer, para los menos dormilones) desde lo alto de una pagoda aunque, por lo que he leído ultimamente, parece que ahor está prohibido en muchas de ellas. Contemplar un atardecer, rodeada de la inmensidad, belleza y de muchas otras pagodas, en compañía o en solitario y ver como el sol se marcha en el horizonte para dar paso a la noche.

img_5217

Por cierto, en caso de que podáis subir a una, os recomiendo que vigiléis al subir y al bajar ya que los escalones suelen ser bastante pequeñitos y empinados, aunque no es demasiado peligroso (almenos no en la que yo subí). Ante todo, sed conscientes e id con cuidado y, sobretodo, recordar que es un lugar sagrado ¡así que sacaros los zapatos!

¿Dónde Dormir?

La zona de Bagan se encuentra a 190 kilómetros de Mandalay y se está divida en tres áreas: Nyaung U, Old Bagan y New Bagan. La zona de Old Bagan es, como podréis deducir, la que se encuentra más cerca de los templos más famosos y, por lo tanto, suele ser la zona más cara donde quedarse. Si buscáis una zona más asequible donde quedaros y con más opciones para comer, os sugiero la zona de Nyaung U.

Precisamente yo decidí quedarme en el Royal Bagan Hotel, ubicado en la misma zona de Nyaung U. La habitación era perfecta (una de las mejores en las que estuve en mis dos meses viajando por el sudeste asiático) y muy cómoda. ¡Además el baño era especialmente chulo!

Además el hotel tenía una piscina pequeñita pero muuuy chula y muy agradable para remojarse en las horas de más calor, unos ordenadores para los huéspedes e incluía el desayuno.

Tasas Turísticas en Myanmar

Hasta verano de 2016, existe una tasa turística de 25$ americanos por persona para entrar a la zona administrativa de Bagan. Esta misma tasa era de 15$ americanos por persona hasta 2015.

*Entiendo que puede haber muchas opiniones diversas sobre si se deben pagar estas tasas o no, pero en este caso me parecieron totalmente desproporcionadas. Sobretodo, teniendo en cuenta cómo han subido en los últimos años y que 1€ son casi 1.500 kyats y que, por ese dinero, puedes comer en un restaurante local en la zona de lago Inle. Por lo tanto, quiero remarcar que no estoy en contra de las tasas ni de los precios de las entradas mientras sean proporcionales, justificadas o sean para ayudar a la población local (y no sólo al gobierno, como en este caso).

Tecnicamente, no hay maneras de saltarse esta tasa, ya que hay un checkpoint en la entrada de la zona, pero nosotros conseguimos saltárnosla “sin querer” y esta fue la manera:

Cogimos una van en Monywa, nuestra parada anterior, junto con muchos otros locales y no sabemos muy bien por qué: si porque veníamos de Monywa (un sitio no muy turístico) o si porque llegamos en una van llena de locales ésta no paró en el checkpoint. Como el checkpoint estaba marcado en Google Maps y nos habían hablado de él, decidimos bajarnos de la van antes de llegar a “la parada final” o la estación de furgontas (just in case!). Cuando les dijimos que queríamos bajar allí, vimos que el conductor no estaba muy por la labor aunque al final tuvo que ceder porque hubieramos cogido la puerta y saltado de la furgoneta si hacía falta (bastante cómico y de película todo..), así que supusimos que sí, que debía haber otro checkpoint en la estación.

Si conseguís pasar sin pagar la tasa (que no puedo imaginar a cuanto habrá subido cuando vosotros lo visitéis), tened en cuenta que una vez paséis el checkpoint aún pueden “pillaros”, sobretodo si visitáis los cuatro templos principales así que.. ¡andaros con ojo!

Información Útil | Japón: 12 Experiencias Que No Quiero Perderme En Mi Próximo Viaje

Como algunos/as de vosotros ya sabréis (sobretodo los que me seguís en Instagram), en menos de dos meses emprenderé un nuevo viaje en solitario. Esta vez iré un paso más allá y me iré más lejos y por más tiempo. Sí, como ya sabréis a estas alturas (por el título y por la foto) ¡¡me voy de viaje a Japón!! 😀

Y… ahora que quedan menos de dos meses para esta gran aventura ¡¡¡toca empezar a planificar!!! Como el hype es real, tal y como terminé la universidad me compré mi Lonely Planet y… después de un poco de research aquí está mi bucket list:

1. Dormir en un Ryokan:

Dicen que dormir en estos tradicionales guesthouse japoneses es una de las experiencias más relajantes del mundo y con las vistas de esta foto… ¡no parece que sea para menos!

795cd6e836887295ffff56266054aebd
Who would not love to relax here after a day of trek in Fujisan (Mount Fuji)? | Picture of Ryokan Konansou | Extracted from: Selected Onsen Ryokan Webpage

Aunque muchos establecimientos se autodenominan ryokan en Internet, se necesita cumplir ciertos requisitos para ser consierado como tal. Y… ¿entonces? ¿cómo reconocer un verdadero ryokan? Si tiene suelo con tatami, si te dan una yukata como attire para pasearte o si está perfectamente integrado con la naturaleza, estás en un ryokan auténtico. Además, si tienes suerte, quizá también cuente con un onsen (o lo que viene a ser una fuente termal de toda la vida… ¡pero en Japón!).

Si, al igual que yo, queréis hospedaros en un ryokan auténtico durante vuestro viaje, estos links quizá os ayuden: Los Mejores Ryokan de Japón de Hotels Dave & Los Mejores Ryokan con Onsen de Selected-Ryokan.

2. Llegar a la Cima del Fujisan (o Monte Fuji):

Con más de 3700 metros de altura, el Monte Fuji es el techo de Japón y, por lo tanto, la montaña más alta del país. Desgraciadamente para la mayoría de viajeros, sólo se recomienda subir a su cima entre el 1 de Julio y el 31 de Agosto. Así que yo me considero una de las grandes afortunadas, ya que llego a Japón el día 28 (yaaaaaaaaay!!) 🙂

Fujisan
Mount Fuji | Foto de: Asia Travel Webpage.

Actualmente, existen dos alternativas principales (y diferentes caminos en cada una de ellas):

  1. La forma tradicional: Ir de la estación 1 a la estación 10.
  2. La más popular: Ir de la estación 5 (donde llegan muuuuuchos autobuses) hasta la estación 10.

De cualquier modo, la escalada a la montaña no es compicada y se recomienda intercalarla con una parada técnica para dormir en alguno de los refugios de los diferentes caminos para así llegar a tiempo y disfrutar de la salida del sol desde la cima de Japón.

Si sentís curiosidad sobre esta experiencia, quizá querráis leer mi próximo post o ver los siguientes links: Climbing Mt. Fuji by Sharla in Japan & Official Website For Mount Fuji Climbing.

3. Ver a una Geiko o una Maiko

Existen muchas historias acerca del origen de estas sorprendentes mujeres. Dedicadas al entretenimiento, Kyoto es considerada la capital mundial de las geishas aunque allí nadie las llame así y las ditinga entre maikos y geikos

cb03a074-6495-4424-ac58-d25195f8a003
Una geisha paseando por Kyoto | Foto de: Kyoto travel guide by Insight Guides Webpage

Entonces os preguntaréis… ¿cuál es la diferencia entre una maiko y una geiko? Una maiko es una chica entre los 15 y los 20 años que hace de “aprendiz” de geiko. Durante el proceso, las maikos abandonan su hogar para vivir en una okiya (una casa tradicional para geishas) y se dedican a aprender los artes tradicionales como la danza o la ceremonia del té.

Si queréis intentar ver una de estas asombrosas mujeres, es posible verlas en la zona de Gion, conocida como el distrito de las geishas) o leer el siguiente post: ¿Cómo ver una Geisha en Kyoto? de Borders of Adventure.

4. Explorar Dotombory por la noche

Ubicada en Osaka, esta calle es una de las más icónicas de todo Japón y es mundialmente conocida por sus luces de neón y sus colores vibrantes.

 

osaka-dotonbori-glico-man
Dotombory Street in Osaka | Extracted from: Japan Mega Travel

Además, según dicen las personas que conocí y que habían estado, Osaka es uno de los mejores lugares para salir de fiesta de todo el país.

5. Perderme por el Distrito de Yanaka

Dicen que si quieres teletransportarte al pasado mientras paseas por Tokio debes visitar la zona de Yanaka. Sus calles estrechas parecen inperturbables al paso del tiempo y son un aperitivo del Japón más tradicional.

Around the Corner
Calles en Yanaka | Foto de: 5 days in Tokyo: Hidden Yanaka by Suggestion of Motion

6. Ir a otro Din Tai Fung

Seguramente, si te consideras un dumpling lover, vas a saber de qué te estoy hablando. Din Tai Fung es una cadena de restaurantes originaria de Taiwan y especializada en hacer xiaolongbao. Estos restaurantes pueden encontrarse en las principales capitales asiáticas y Tokio no es una excepción.

din-tai-steamed-pork1
Xiaolongbao | Foto de: Taiwan’s No.1 Restaurant: Din Tai Fung

El verano pasado, durante mis peripecias por el sudeste asiático, ya estuve en algunos de estos restaurantes y… ¡me dejaron flipada! El primero al que fui fue en Bangkok, después le siguió Kuala Lumpur y, finalmente, Singapur.

Mi recomendación es que BAJO NINGÚN CONCEPTO (así, en mayúsculas) no os marchéis de uno de ellos sin probar el xiaolongbao de cerdo, una de sus principales especialidades.

Si no sólo os gusta viajar sino también degustar diferentes platos, no dejéis de vistar estos links: Restaurantes Din Tai Fung, ¿Por qué Din Tai Fung es tan deliciosamente bueno? o ¿Cómo comer Xiaolongbao?.

7. Perderme y reecontrarme en Arashiyama

Ubicado a tan solo 10 kilómetros de Kyoto, Arashiyama es conocido a nivel mundial por su bosque de bambú mágico. Si bien es un lugar de gran belleza, ésta puede desaparecer debido a la gran masificación de turistas. Por lo tanto, es muuuy recomendable madrugar para poder disfrutar de este lugar con tranquilidad.

large_arashiyama1
Bambusal de Arashiyama| Foto de: Top Places to view Autumn Foliage in Japan by PeerTours.

Además, aunque la atracción principal de Arashiyama sea este bambusal, también se puede visitar el santuario de Nanomiya o explorar el Parque Kameyama.

Si estáis interesados en descubrir más de Arashiyama, quizá estos enlaces puedan ayudaros: 5 Cosas Que Hacer en Arashiyama, Arashiyama de Inside Kyoto y El Bambusal de Arashiyama en Kyoto.

8. Visitar el Mercado de Tsukiji

Una de las imágenes más icónicas de Japón son las subhastas de pescado del famoso mercado de Tsukiji, en Tokio.

3021_02
Subhasta de atún en Tsukiji Market | Foto de: Tokyo Travel: Tsukiji Fish Market

Para asistir a estas famosísimas subhastas debéis presentaros en el mercado sobre las 3AM (sí, sí, las 3 de la madrugada). Por lo tanto, tenéis dos opciones: dormir cerca del mercado (en el barrio de Ginza, por ejemplo) o pagar un taxi para llegar hasta allí. El “cupo” de visitantes está limitado por eso es conveniente presentarse con antelación, vestirse acordemente y mantenerse callado durante la subhasta, que dura aproximadamente 20 minutos.

Después de la subhasta es bastante típico ir a desayunar sushi en alguno de los restaurantes de los alrededores.

Si estáis considerando una visita al mercado de Tsukiji, no os olvidéis de visitar los siguientes links con informacion útil: 10 Cosas Que Deberías Saber Antes de Ir a Una Subhasta de Atún en el Mercado de Tsukiji, Tokyo Travel: Tsukiji Fish Market y A local’s guide to the Tsukiji Fish Market.

9. Subir al Rooftop del Umeda Sky Building

Si tenéis miedo a las alturas pero os gusta ser masoquistas y poneros al límite, seguramente querréis subir hasta las últimas plantas del edificio de Umeda, donde os esperaran unas vistas panorámicas increíbles desde los pisos 39, 40 y el rooftop.

umeda-sky-building-osaka-night-view
Umeda Sky Building  | Foto de: Muza-chan’s Gate to Japan

Si váis a visitar Osaka, aquí tenéis algo de información sobre la ciudad: TOP 10 Atracciones Turísticas y Cosas que Hacer en Osaka, The Highlights of Osaka & Osaka Travel Guide.

10. Probar la Carne de Kobe

Aunque no sea la persona más carnívora del mundo, sí me gusta comerme un buen trozo de carne de vez en cuando. La carne de Kobe, mundialmente conocida por su calidad, viene de un tipo vaca en concreto, que se cría y cuida siguiendo unas estricas tradiciones de la Prefactura de Hyogo.

kobe
Carne de Kobe | Foto de: The Kobe Beef On Your Meal Is Almost Always a Lie by Uproxx

¿Queréis saber más sobre la carne de Kobe? Aquí tenéis unos links: Where to Eat Kobe Beef: 10 Heavens of Grilled Greatness, What Makes Kobe Beef so Special? & The Difference Between Kobe and Wagyu Beef.

11. Atravesar los Torii de Fushimi Inari

Otra de las grandes atracciones turísticas de Kyoto se encuentra a tan sólo 5 kilómetros de la ciudad, ubicado en el Monte Inari. Este circuito, lleno de arcos sintoistas y tradicionalmente sagrados, llevan al viajero a recorrer rincones del bosque de Inari. El arco sirve para limitar lo humano y tangible del mundo espiritual.

Fushimi-Inari-Shrine-Torii-Gates-Front-Shot-830x450
Mujeres en Fushimi Inari | Foto de: Fushimi Inari Shrine by The True Japan.

Según algunos travelbloggers, como @claudiamary, es posible y bastante recomendable despertarse antes de lo previsto/deseable en vacaciones para poder disfrutar de este lugar con calma y sin demasiados turistas, ya que las primeras “hordas” llegan sobre las 9/10AM.

12. Encontrar La Paz En Koyasan

De acuerdo con muchos bloggers de viajes, el Monte Koya es uno de los rincones más espirituales de todo Japón. En Koyasan se puede disfrutar de la calma de ir de templo en templo o incluso de tener una experiencia shukubo, que consiste en alojarse en un monasterio tradicional durante almenos una noche.

DSC1917
Cementerio Okunoin en el Monte Koya |Foto de: Temple Living in Mount Koya

Si estáis interesados en visitar Koyasan, quizá deberíais leer los siguientes artículos: Koyasan – Guide To Visiting The Sacred Sites of Mount Koya, Temple Living in Mount Koya, How Not To Visit Mount Koya: A Step-By-Step Guide & Mount Koya Day Trip, Temple Stay and Itineraries.

¿Y tú? ¿Has estado en Japón o vas a ir pronto? ¿Qué más no debería perderme? ¡Escríbemelo en los comentarios! 

Mi Álbum de Viajes

Ya han pasado más de seis años desde que viajé por primera vez fuera de mi país, en los últimos días del año 2010.  Con 15 años y muchos nervios, me subí a un avión para ir a visitar a una de mis mejores amigas en Inglaterra y fue en ese momento cuando la “semilla viajera” se plantó en mi mente.

Desde entonces viajar me ha llevado a vivir aventuras épicas, surrealistas y trepidantes, a conocer gente increíble y sus historias, a contemplar paisajes y atardeceres preciosos… Puedo decir convencida que las mejores y mayores aventuras de mi vida han sido viajando.

A modo de “álbum de recuerdos” y de índice de viajes, he decidido compilar todos los viajes que he hecho hasta el momento y una breve descripción de cada uno de ellos para que podáis leer los posts asociados, preguntarme sobre alguno de ellos o compartirme cómo han sido vuestras experiencias en sitios en los que haya estado.

¡Empecemos! 🙂

Inglaterra (Reino Unido): Diciembre de 2010

Probablemente, uno de los momentos maaaaaaás emocionantes de mi vida. Tenía 15 años y, después de mucho batallar con mis padres, estaba sola en un avión rumbo a Inglaterra para pasar una semana con una de mis mejores amigas y su familia. Como podéis imaginar, ¡estaba igual de muerta de miedo que emocionada!

El resultado de este viaje fue una semana genial donde mi amiga me enseñó un poco de la zona en la que vivía (fuera de Londres) y otro poco de Londres, compartí una pinta con sus amigos en un típico pub y pasamos la noche de fin de año en una de las fiestas en casa más locas en las que habré estado. Literalmente, ¡no pude habérmelo pasado mejor!

Inglaterra (Reino Unido): Julio de 2011

Después de pasármelo tan bien en Diciembre, lo único que podía pedir a mis padres por mi cumpleaños (en Mayo) era volver a Inglaterra con mi amiga así que mis padres, ante mi insistencia, me dejaron ir a pasar tres semanas con Danielle.

Esta vez visitamos un poco más de Londres, fuimos a Cambridge, cenamos con sus amigos, vimos Harry Potter y las Reliquias de la Muerte 2 en el cine y ¡pasamos unas semanas geniales!

Ruta por Italia y Ciudad del Vaticano: Pascua de 2012

Mi primera vez en Italia y fue increíble. Fuimos con el colegio y junto a un guía español muy majo durante una semana y visitamos Padua, Venecia, Pisa, Asís, Florencia, Roma y Ciudad del Vaticano.

Fue una gran experiencia y pude conocer muchísimos lugares nuevos, probar la auténtica comida italiana y también descubrir algunos rincones ocultos de las ciudades gracias a nuestro guía.

IMG_4314

Burselas (Bélgica): Diciembre de 2012

Cuatro amigos, cuatro días y una de las experiencias más locas de mi vida viajera. Aunque Bruselas no es una ciudad que me entusiasmara, aún no sé si por las nubes y los días grises, este viaje fue bastante peculiar.

Por primera vez y después de escuchar hablar del tema, probamos aquello tan guay del Couchsurfing (y no lo digo con ironía, ¡realmente es un invento genial!). Al llegar al domicilio de nuestros hosts en Bruselas, un chico nos abrió la puerta y lo primero que nos dijo fue “we don’t pay the bills”… por lo que entendimos nos quedamos en una casa okupa que anteriormente había sido una galería comercial.

Lo mejor de este viaje fueron las experiencias: conocimos el parlamento europeo de la mano de un parlamentario de nuestro país, disfrutamos de los “ensayos” en el sótano de nuestros compis de casa, charlamos sobre política…

PENTAX DIGITAL CAMERA

Ruta en Tren por Polonia: Pascua de 2013

Este es, sin duda, uno de mis viajes favoritos de mi álbum de viajes. Aprovechando que mi amiga se había mudado hacía poco a la pequeña pero bonita ciudad costera de Gdansk, reservé con un amigo un vuelo para ir hasta allí y, desde allí, recorrer Polonia en tren.

La ruta que hicimos empezó en Gdansk, nos llevó a Varsovia, nos conmovió en Auschwitz y terminó en Cracovia. Sin duda, los highlights de este viaje fueron los amaneceres desde el tren (viajábamos en tren de noche y con literas para ahorrar dinero) y la bonita ciudad de Varsovia, que me enamoró desde el momento que puse un pie fuera de la estación.

IMG_0526

Madrid (España): Semana después de Pascua de 2013

Con sólo unos pocos días entre ambos viajes, me encontré de viaje a Madrid con mis compañeros de instituto y profesores para celebrar nuestra graduación (que iba a tener lugar en los meses posteriores) y para conocer más sobre la historia y el arte español.

Durante estos días y unos meses antes de tomar caminos distintos para entrar a la universidad coleccionamos momentos inolvidables con amigos, visitas culturales y “noches locas” en la capital de España.

Sin duda, una de las mejores experiencias fue volver al Museo de El Prado, donde ya había estado en el pasado en un viaje familiar. ¡Un lugar increíble para los amantes del arte!

Granada (España): Enero de 2014

¿Puede haber algo mejor que viajar para celebrar que los primeros exámenes finales de la universidad se han terminado? Mi respuesta es: ¡sí, hacerlo con tus amigas!

Esto fue exactamente lo que pasó en el viaje que hicimos mis mejores amigas y yo a Granada. Durante cinco días disfrutamos de pasear por las calles del Albaicín, de las cervezas y sus tapas y de perdernos por el corazón de la ciudad. Sin duda, ¡otro de mis recuerdos viajeros más entrañables!

IMG_1855

Mallorca (España): Julio de 2014

Mi primer viaje en pareja. Inolvidable por muchos motivos pero, sobretodo, por ser un viaje suuuuuuúper low-cost en plena temporada alta y cuando digo low-cost hablo de 1 semana en Mallorca por unos 200€ por persona. Así es como lo hicimos:

Descubrimos un cupón descuento para eDreams de 30€ así que reservamos los 4 billetes por separado, ya que todos valían menos de 20€. En esa época éramos estudiantes así que podíamos viajar en cualquier día de la semana y eso nos ayudó a partir de un precio inferior en los vuelos. Por lo tanto, después de usar el cupón 4 veces, ¡¡conseguimos viajar a Mallorca gratis!!

Una vez allí usamos AirBNB, Couchsurfing, viajamos en bus y compramos en supermercados para cocinar en el apartamento. Además, disfrutamos de dos días del viaje en un apartamento que sí alquilamos para nosotros alejado de las zonas más turísticas en el que fue nuestro pequeño paraíso.

*Si estás pensando en reservar con AirBNB, puedes disfrutar de 25€ de descuento en tu primera reserva usando mi link y yo a cambio también recibiré un bono 15€. ¡Ayudémonos a seguir viajando más barato!

DSC_0125

Valle del Loira y París (Francia): Agosto de 2014

Este fue otro viaje “inesperado”. Como os he contado, durante el verano de 2014 teníamos mucho tiempo pero no demasiado dinero y, de pronto, la compañía MEGABUS empezó a operar desde Barcelona ofreciendo unas promociones realmente buenas. Por ejemplo, un billete de Barcelona a Limoges, cerca del Valle del Loira y de más de 5 horas, costaba solo 1,50€ así que compramos…

Una vez tuvimos los billetes, decidimos apretar un poco más el viaje y acercarnos a París, ya que yo nunca había estado y me hacía mucha ilusión. ¿Los billetes de vuelta? ¡5€! También mantuvimos los costes a ralla viajando en BlaBlaCar, usando AirBNB y Couchsurfing, beneficiándonos de los descuentos culturales para europeos menores de 25 en París y andando mucho por la ciudad (en vez de coger mucho el metro).

IMG_2566

Túnez: Enero de 2015

Mi primer viaje al continente africano y me dejó con ganas de mucho más. También fue mi primera vez en un país musulmán y, simplemente, ¡me encantó!

Personalmente, me aprender y saber de las diferentes religiones ya que las encuentro muy interesantes; especialmente del Islam (aún no sé por qué) así que podéis imaginar lo interesante que fue para mí poder conocer este país.

Túnez es un país repleto de escenarios bellísimos, una cultura interesante y gente maravillosa. Tristemente, después de la imagen que dieron los medios de prensa (que ya sabemos que obedecen a los intereses de ciertos lobbies) durante la Primavera Árabe en Túnez, el país sufrió una caída importante en el turismo y esto dañó bastante a su economía, que en los últimos años se había basado mucho en el turismo.

Por suerte, pude visitar el país un mes antes de los primeros atentados en el país, en el Museo del Bardo, así que aunque yo me sentí segura prácticamente el 100% del tiempo, os recomiendo que leáis las recomendaciones de seguridad del ministerio de exteriores de vuestro país y decidáis, una vez leído, qué queréis hacer.

Nuestra ruta empezó por la costa, una zona que no recomendaría demasiado a no ser que fuera para visitar la bonita ciudad de Mahdia y su faro, y siguió por el sur, donde alquilamos un coche y descubrimos los grandes escenarios de este bonito país. Finalmente, el viaje terminó en la capital y con una visita al famoso pueblecito de Sidi Bou Saïd, un lugar precioso.

IMG_2646
Mahdia (Túnez, 2015)

Ruta en Coche por Andorra: Agosto de 2015

Aunque fue mucho más una escapada que un viaje, descubrí muchos lugares que fueron completamente nuevos para mí. Uno de ellos y mi favorito, los Lagos de Tristaina.

Además, para la gente que vivimos cerca de Andorra, es un placer que esté “tan cerca de casa” y poder visitarla, ya que es un sitio genial para ir de compras, comer carne, probar comida francesa y perderte por la naturaleza esquiando o haciendo senderismo… ¡por algo lo llaman “el país de los Pirineos”!

 

Kosovo y Macedonia: Septiembre de 2015

Probablemente, algunos de los países más “desconocidos” y menos visitados en los que he estado y ¡valió totalmente la pena! Alquilamos un coche y exploramos ambos países durante una semana. Este viaje fue completamente enriquecedor y muy interesante.

IMG_3242
Prizren (Kosovo, 2015)

Amsterdam (Países Bajos): Septiembre de 2015

Después de ganar dos billetes de ida y vuelta con Vueling en unas charlas viajeras que tuvieron lugar en Barcelona, escogimos Amsterdam de entre las cuatro posibles ciudades que nos ofrecieron, ya que yo nunca había estado y a todo el mundo parecía encantarle.

Descubrimos la ciudad durante algo menos de 48 horas, ya que teníamos que volver al trabajo y a la universidad, y la verdad es que la ciudad me gustó aunque, como siempre, los días nublados empañaron un poco la experiencia (¡¿qué me pasará con las nubes?!)… De todos modos, ¡espero ver la ciudad de Amsterdam y más de Holanda en un futuro no muy lejano! 🙂

IMG_3510

Eso sí, si vais a Amsterdam y tenéis algo de tiempo acercaros al pueblecito de Zaanse Schans ¡a sólo 20 minutos en tren de la capital!

Alsacia (Francia): Diciembre de 2015

Si queréis visitar esta región de Francia, ¡hacedlo durante la época de Navidad! Sí, está lleno de gente (turistas y locales) pero os encantará.

Nosotros exploramos los “Marchés du Noël” de pueblos como Riquewihr y es como vivir tu propio cuento de Disney navideño. Allí donde mires puedes encontrar callejuelas con ambiente medieval y llenas de colores con gente comiendo dulces y tomando vino caliente.

Por cierto, si decidís visitar Alsacia os recomiendo que alquiléis un coche, ya que la magia está en poder ir de pueblo en pueblo y… ¡no os olvidéis de visitar el castillo de Haut-Kœnigsbourg, uno de los más bonitos de Francia según 101 Fantastic Places.

IMG_3941
Mercado navideño en Alsacia (Francia, 2015)

Roma (Italia): Enero de 2016

Roma ya me robó el corazón la primera vez que puse los pies en esa ciudad y así que unos días antes de Reyes, en Navidad, reservé dos billetes a Roma para que mi madre, que siempre había querido conocer Roma e Italia, por fin pudiera hacerlo.

¿El resultado? Cuatro días increíbles con mi madre, enseñándole rincones de una de las ciudades más bonitas del mundo y disfrutando de una de las mejores gastronomías.

IMG_4312

Ruta por el Sudeste Asiático: Verano de 2016

Literalmente, ¡EL VIAJE DE MI VIDA! Emprender esta aventura significó romper con muchos aspectos de mi vida. Dejé mi trabajo, mi relación acabó, viajé durante dos meses por el Sudeste Asiático, me enamoré de la vida viajando y me convertí en uno de los seres más felices del planeta.

Este viaje no sólo me llevó a destinos increíbles, como Bagan, sino que también me hizo crecer y madurar. Me enseñó qué quería en mi vida y qué no quería. Me enseñó, me hizo más agradecida y me curó más la ansiedad que vivía que cualquier visita anterior a mi psicóloga. Me cambió la vida y, a día de hoy, estoy 100% segura de que cada pequeña decisión que tomé en esos dos meses fueron las mejores que pude haber tomado (y normalmente no estoy 100% segura de nada.. haha).

Así que nada me hace sentir más orgullosa ni me crea mas nostalgia que recordar este maravilloso viaje que me llevó a conocer Tailandia, Myanmar, Malasia, Brunei y Singapur con una de las almas viajeras que más aprecio en este mundo, Xavi (¡con quien también comparto un blog!).

img_5113

¡Puedes leer mis posts sobre Myanmar aquí!

Andorra: Octubre de 2016

¡Mi querido País de los Pirineos! Después de dos meses muriendo de calor en Asia, volví a casa justo a tiempo para hacer grandes amigos que vinieron a hacer su Erasmus a mi universidad, en Barcelona, así que con la excusa de enseñarles este trocito de cielo volví a Andorra.

Alquilamos un coche en Barcelona y un apartamento a través de AirBNB en un pueblecito de montaña y allí disfrutamos de rutas en coche, comilonas, películas y conversaciones acompañadas de vasos de vino. ¡Unas vacaciones geniales!

IMG_7040

Porto, Lisboa y Braga (Portugal): Enero de 2017

Después de volver de Asia tenía muy claro que quería vivir la experiencia de viajar sola, aunque la idea me paralizara un poco. Al final, al cabo de unos meses, decidí reservar ese billete y fue uno de los mejores viajes de mi vida después del Sudeste Asiático.

Viajar sola fue una de las experiencias más emocionantes de mi vida. Me enseñó que podía hacer absolutamente lo que quisiera hacer y me devolvió la sensación de absoluta libertad que había tenido al viajar durante dos meses.

Durante cinco días conocí la bonita ciudad de Porto (de la que me declaro absolutamente enamorada), descubrí que existía un interesante pueblo y una iglesia llamados Braga y Bom Jesús Do Monte respectivamente y visité la cosmopolita Lisboa.

img_1459

¡Puedes leer mis posts sobre Portugal aquí!

Ruta por el Norte de Italia y Eslovenia: Febrero de 2017

Sólo unas semanas más tarde, llevé a mi madre conmigo durante 4 días en un viaje por el norte de Italia y Eslovenia por su cumpleaños.

El norte de Italia, con Verona y Bérgamo, fue precioso pero Eslovenia me encantó y me dejó con ganas de volver a visitarla. Este país, con una naturaleza increíble, tiene mucho que ofrecer y descubrir. Si os decidís a viajar por Eslovenia, no os olvidéis de visitar las increíbles cuevas de Skocjan, uno de los lugares más increíbles que he visto en mi vida y que me recordó a mis queridas cuevas de Niah en el Borneo malayo.

IMG_7660

 

Dubai y Japón: Agosto y Septiembre de 2017

En verano decidí volver a Asia y emprender una nueva aventura en solitario. Fueron una escala de un día en Dubai y catorce días recorriendo Japón en tren.

Sin duda, fue una experiencia inolvidable (a la vez que un reto) donde conocí a mucha gente interesante, subí a la cima del Monte Fuji, charlé y conocí un superviviente de la bomba atómica y viajé en tren bala por el país.

IMG_9457

París (Francia): Septiembre de 2017

Justo al volver de Japón, pasé cuatro días en París con mi madre. Alquilamos un apartamento en el corazón de Montmartre y vivimos como parisinas. Revisité los Campos Eliseos, me perdí de nuevo por mi querido Museo del Louvre y disfruté como nunca de la gastronomía francesa.

21739963_10209292722571536_3396308712696229508_n

Ruta por el Sur de Francia: Noviembre de 2017

Sólo unos meses más tarde volví a Francia, esta vez en un road-trip con mi hermana que me llevó a conocer Montpellier, Nîmes y Narbona. Fue un fin de semana increíble; lleno de risas, lugares bonitos y comida deliciosa. Sin duda, ¡una experiencia a repetir y sobre la cual estoy preparando un post!

Próximos Viajes Confirmados:

  • Escapada a la Nieve

  • Helsinki y Laponia Finlandesa

  • Rumanía y Bulgaria

 

Información Útil | Italia: Mis 5 Lugares Secretos en Roma

Roma es una de mis ciudades favoritísimas en el mundo. Un poco caótica pero llena de vida, personalidad e hitoria… ¡todo lo que me gusta en una ciudad! Hasta la fecha, he podido visitar esta ciudad tres veces, pero repetiría una y otra vez sin que me importara, ya que en esta ciudad siempre hay algo que descubrir.

Por eso, hoy quiero enseñaros cinco lugares que me encantan en esta mágica ciudad y que aún no son tan conocidos. ¡Empecemos!

I) Monumento Nazional a Vittorio Emanuele II

Personalmente me encantan los edificios hecho de marmol blanco así que… ¿cómo no “morirse de amor” con esta obra de arte italiana tan bonita y majestuosa?

IMG_4381

Y vosotros pensaréis… ¿qué hay de desconocido en un monumento? Bueno, aunque el edificio en sí es espectacular, éste también oculta un museo, la tumba del soldado desconocido, dos esculturas de la poderosa Diosa de la Victoria y… ¡una terraza panorámica con unas vistas de 360º de la ciudad! 

IMG_4312

El precio para subir hasta este precioso rooftop es de 7€ para adultos y de 3,50€ para los menores de 18 años, un precio bastante asequible si tenemos en cuenta el precio de las mayorías atracciones turísticas de la ciudad.

MI RECOMENDACIÓN: Si viajáis a Roma durante el invierno como yo, aprovechad el horario de la terraza y disfrutad de un atardecer con una de las mejores vistas de la ciudad.

II) Villa del Gran Priorato dell’Ordine dei Cavalieri di Malta

Si buscáis una verdadera joya en Roma, esta se esconde en el agujero de una cerradura en la Colina Aventina!

Para llegar a ella, buscad la Plaza de los Caballeros de Malta y, una vez allí, probablemente podrás ver una cola de gente esperando para mirar a través de una cerradura. No están locos. Sólo espera a tu turno y déjate sorprender por la belleza de San Pedro al final de un romático jardín.

Aunque este sitio solía ser bastante secreto, cada vez es más conocido por los viajeros que visitan Roma, así que aprovechad para conocerlo antes de que se llene de turistas.

MI RECOMENDACIÓN: Id a visitarlo durante el amanecer o el atardecer y, después de mirar por del agujero de la cerradura, seguid contemplando la panorámica de la bonita Roma y del río Tiber a vuestros pies desde el romántico Jardín de los Naranjos (justo al lado de la plaza!). 

IMG_4314

III) Heladería Giolitti

¿Te requetencanta el helado como a mí? Entonces te enamorarás de este sitio. Esta heladería se fundó en 1890 y no mucho después de su nacimiento se convirtió en el proveedor oficial de helados de la familia real italiana así que imaginaros lo buenos que están…

La decoración de esta gelateria es bastante vintage, recordando bastante a los cafés franceses por su elegancia. Descubrí este lugar durante mi primera visita a Roma con el colegio (y nuestro guía español, que nos enseñó lugares muy chulos) y, puedo deciros que después de una semana probando diferentes helados en Italia… ¡éstos me encantaron!

Así que cuando estuve en Roma de nuevo, en 2016, no dudé en buscar esta heladería hasta encontrarla y hacer que mi madre probara el verdadero gelatto italiano.

MI RECOMENDACIÓN: Sed valientes, arriesgaros a probar nuevos sabores y combinaciones y disfrutad de vuestro helado mientras paseáis por el corazón de Roma hasta llegar al bonito Panteón. 

IV) Los Jardines de los Museos Vaticanos

Con más de 20.000 piezas de arte en exposición, los Museos Vaticanos son un verdadero paraíso para los amantes del arte como yo aunque éstos ocultan otros pequeños paraísos que no “en exposición”…

Si lo que buscáis es desconectar del ambiente caótico de Roma, os recomiendo que paséis una tarde contemplado los frescos de Michelangelo en el techo de la bonita Capilla Sixtina o la conmovedora escultura de Laoconte Y Sus Hijos. Cuando hayáis satisfecho vuestra curiosidad artística, dirigíos a los jardines del museo y podréis disfrutar de una de las mejores vistas de la cúpula de San Pedro.

IMG_4157

MI RECOMENDACIÓN: Desde hace un tiempo es posible comprar los tickets a los Museos por Internet. Hacedlo, os ahorraréis las largas colas que hay para entrar en uno de los mejores museos del mundo. 

V) El Puente de Sant’Angelo

Probablemente, uno de mis lugares favoritos para fotografiar la catedral de San Pedro, sobretodo al atardecer. Y es que durante mi segundo viaje a Roma me sorprendí por esta imagen mientras cruzaba el puente (¡incluso teniendo las vistas del Castillo de Sant’Angelo enfrente de mí!).

Aunque realmente este puente es bastante concurrido, la mayoría de turistas cruzan este puente sin darse cuenta de las maravillosas vistas que tienen a un lado del puente (sobretodo en invierno) así que ¡aprovechadlo y disfrutad de esta postal!

IMG_4189

MI RECOMENDACIÓN: Como ya os he dicho, os recomiendo visitar el puente durante el amanecer o el atardecer, cuando el cielo coge unas tonalidades preciosas y la vista de San Pedro se convierte en una de las más románticas de la ciudad. 

~

IMG_4252
Si quieres ver más fotografías de viaje como éstas, sígueme en Instagram!

Portugal | Días 4 & 5 – Lisboa: Días Lluviosos en el Camino

Hay ciudades que duelen; en las que el recuerdo de las sensaciones que viviste te apaga incluso después de terminar el viaje. Para mí, Lisboa fue una de esas. Si Porto había sido un subidón constante de dopamina, en Lisboa me faltó algo.

Si había algo que me había hecho dudar durante la planificación del viaje era tener todas las noches reservadas con antelación o no, ya que eso me privaría de cierta “libertad” a la hora de explorar. Al ser mi primer viaje en solitario me decidí por despejar incóginitas y las reservé. Craso error. 

A pesar de tener ganas de conocer Lisboa, Porto me hizo sentir libre y agusto. Al poco de llegar ya me sentía completamente integrada en la ciudad, como si fuera mía. Conecté. No quería irme de Porto y me hubiera quedado más tiempo… de no haber tenido las noches de hotel reservadas y pagadas. No es difícil imaginar pues que cuando llegué a Lisboa en aquel tren tuve una mezcla de sentimientos.

A la mañana siguiente empezó disfrutando de un delicioso desayuno pero empeoró a medida que avanzó el día. La lluvia estuvo presente gran parte del día, impidiéndome explorar la ciudad y haciendo más profundas mis emociones y pensamientos. Me di cuenta de que, por primera vez después de mi gran viaje por el sudeste asiático, sólo iba a estar de viaje durante cinco días. Cinco días en los que te puede llover o puedes estar cansada, pero cinco días. No existe tiempo para vivir de viaje y ahí llegué a la conclusión de que eso era lo que me faltaba. Tiempo para vivir viajando.

Esta revelación fue reconfortante y debastadora al mismo tiempo. Reconfortante porque por fin me di cuenta de qué quería hacer con mi vida, pero debastadora al ser consciente de que no podría volver hacerlo (almenos no en un largo tiempo).

Al final del día, después de mucho pensar y trabajar un poco en mis cosas, mi amigo Andreas (un chico alemán viajando por Europa que conocí en el hostal) y yo decidimos aprovechar que la lluvia nos daba una tregua y salir a descubrir la ciudad.

Paseamos durante más de una hora, desde nuestro hostel (en la zona de Marquês De Pombal) hasta señorial la Plaza del Comercio. Por el camino nos encontramos con el Arco Da Rua Augusta y vimos a los turistas subir en el Elevador de Santa Justa.

Desde la plaza continuamos hasta cerca del restaurante K Urban Beach, en dirección al Puente 25 de Abril, y después deshicimos el camino. La sensación sobre aquel día perdido mejoraron tras aquel paseo, ya que al fin había conseguido salir del hostal. Cuando volvimos y cenamos sólo pude irme a la cama deseando que el tiempo mejorara al día siguiente.

Mi segundo y último día en Lisboa empezó mucho más soleado que el primero y tuve la sensación de que sería un día genial para explorar la ciudad en solitario, así que decidí hacerlo así.

Aunque me no me puede gustar más conocer las ciudades andando, decidí coger el metro para ahorrarme algo de tiempo e ir de mi hostal hasta la Praça do Comércio, donde había estado la noche anterior.

De día y con sus pórticos, la plaza me gustó aún más y me recordó a la Plaza Mayor de Madrid. Su elegancia y sus edificios cubiertos de ese tono amarillo precioso hicieron que se convirtiera en uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

IMG_7406

Desde allí me acerqué caminando hasta la catedral de la ciudad. Su arquitectura, interior y exterior, es interesante aunque lo mejor es su ubicación, rodeada de callejuelas estrechas y recubiertas de bonitos azulejos. Desde la catedral obtuve la impresión de Lisboa que había andado buscando y que había conseguido en Porto, su belleza natural y sin filtros.

Después de esta parada en el camino, continué hasta la zona del Castillo de San Jorge. Aunque decidí no entrar al castillo, porque encontré la entrada bastante cara y poque me hubiera ocupado mucho más tiempo del que tenía disponible. Aun así, las callejuelas que rodean al castillo son muy pintorescas y se puede pasear relajadamente por ellas, lejos de la multitud de turistas.

IMG_7451

Seguí mi camino hasta encontrar la calle Santa Luzia, donde me topé con el Miradouro de Santa Luzia cuando iba camino de Largo Postas do Sol para luego perderme por el barrio de Alfama.

IMG_7558

IMG_7567

IMG_7520

Hacia la hora de comer la lluvia volvió y, como no sabía si volvía para quedarse, decidí acercarme de nuevo a mi hostel para aprovechar y hacerme la comida mientras el tiempo no mejoraba.

Justo antes del atardecer dejó de llover así que me dirigí a la zona de Chiado, donde aún no había estado y subí hasta el famoso Mirador de São Pedro de Alcântara, donde disfruté de las vistas de la puesta de sol con la ciudad a mis pies y las vistas del Castillo de San Jorge en el horizonte.

IMG_2058

Antes de que anocheciera totalmente me dediqué a perderme por las calles, llegando a algunas iglesias bastante destacables como: la Igreja de São Roque,  la Igreja Da Nossa Senhora Encarnação o la Igreja do Loreto (éstas dos últimas bastante cerca de la Plaza de Luis Camões).

Aprovechando los últimos rayos de sol me dirigí, a toda prisa, al Miradouro de Santa Caterina. Las vistas desde el lugar eran espectaculares, pero el ambiente no acompañaba (almenos no para mi gusto). El mirador estaba lleno de gente, el ruido de la gente hablando, chillando y escuchando música no te dejaba contemplar las vistas en paz y el olor a marihuana echaba para atrás. Quizá en otro momento del día hubiera sido mejor, pero no pude comprobarlo.

INFO ÚTIL:

Podéis ver una lista completa de los Miradouros de Lisboa en este enlace.

IMG_7542
Si quieres ver más fotos de mis viajes,  sígueme en Instagram!

Portugal | Día 3 – De Porto A Lisboa: Todo Viaje Empieza Con Un Adiós

Mi último día en Porto empezó como cualquier otro día. Me desperté, me vestí y me dirigí a la cocina de mi hostal. Allí me encontré con Inés, mi amiga argentina con la que me fui a explorar Braga el día anterior. A ambas nos tocaba rehacer las mochilas y marcharnos de Porto pronto, así que decidimos repasar todo aquello que queríamos ver antes de irnos.

Pusimos rumbo a la Igreja  y la Torre dos Clérigossímbolo de la ciudad de Porto, y de camino nos topamos intencionadamente con la Capella Das Almas, una estrecha pero preciosa capilla que tenía en mi bucket list. No defraudó. Recubierta de bellos azulejos azules llenos de historias, la Capilla de las Almas es una de las iglesias más pintorecas de Porto.

 

img_1625

Deambulamos por la ciudad un rato más hasta llegar a nuestro objetivo donde, aún con la neblina y la humedad del Duero en las primeras horas del día, disfrutamos de las mejores vistas de Porto.

INFO ÚTIL:

Para acceder a la torre es necesario pagar una entrada de 4€. Con la entrada también se adquiere el derecho a visitar las exposiciones que hay en el interior del edificio. La iglesia también es bonita, aunque nada del otro mundo.

Aprovechamos nuestra visita a la zona para acercarnos en la famosísima Librería Lello e Irmão. Su fachada, hecha mosáico, la distingue del resto y su interior es de ensueño. No es de extrañar pues que Lonely Planet la clasifique como una de las librerías más bonitas del mundo o que J.K. Rowling se inspirara en sus escaleras y su interior al diseñar el mundo mágico de Hogwarts.

INFO ÚTIL:

El acceso a la librería es de pago, aunque el importe se retorna a aquellas personas que compren un libro (la mayoría estan en portugués, pero también se pueden encontrar en inglés y en español). El coste de la entrada son 4€ y la entradas se adquiere en la tienda de la esquina con la calle Rua do Dr. Ferreira da Silva.

Después de enamorarnos perdidamente de la librería y aún más de Porto llegó la hora de despedirnos, aunque no sin antes acercarnos a São Bento de nuevo y comprar mi billete de tren a Lisboa.

INFO ÚTIL: 

Existe la posibilidad de reservar los billetes de tren con antelación y a través de la página web. Yo no lo hice porque quería tener cierta libertad a la hora de decidir cuando iba a irme, por lo que los billetes me salieron 30,30€ (algo más caros que comprados con antelación). El tren a Lisboa no puede cogerse en São Bento, por lo que la estación de Campanhã es una buena alternativa.

Con mis billetes comprados y a punto de despedirnos, nos topamos con dos chicos de Porto Canal, que nos preguntaron por la ciudad y nos pidieron que votáramos públicamente por Porto en el concurso de Mejor Destino Europeo de 2017 y… ¿cómo negarnos si la ciudad nos había enamorado?

Después de demorarlo tanto como pudimos, nos despedimos. Yo me fui de vuelta al hostal, donde tenía que recoger la mochila. De camino paré durante unos minutos, en los que aproveché para contemplar la bonita fachada de la Igreja de Santo Ildefonso y así despedirme de Porto.

img_1777

El trayecto hasta Lisboa se hizo corto y es que caí completamente rendida después de perder de vista la bonita postal del mar y la playa desde el tren. Poco antes de llegar a la estación de tren de Santa Apolónia, en Lisboa, desperté de mi sueño y decidí que quedarme despierta era la mejor opción.

En cuanto llegué busqué rápidamente por el metro, que me acercaría a mi hostal. Una vez allí decidí que estaba demasiado cansada para explorar la ciudad esa misma noche, así que me limité a pasear por las calles cercanas, desde la plaza Marqués Du Pombal hasta el Monumento dos Restauradores.